Investigadores españoles convierten la cerveza en gasolina “verde”

Un grupo de investigadores en España ha conseguido convertir un subproducto de una cervecería en un combustible similar a la gasolina convencional.

Aprovechando la cerveza al máximo

Aunque esta bebida lleva siglos llenando nuestros estómagos, algún día podría estar llenando también el depósito de nuestros coches, ya que un grupo de investigadores de la Universidad de Valladolid (España) consiguió producir un tipo de combustible de combustión ( butanol a ser precisa) a partir de un subproducto del proceso de elaboración de la cerveza conocido como granos de cerveza usados . Los granos de cerveza son una sustancia orgánica sólida que queda después de que los granos de cereales germinados y secos (malta) se hayan procesado para hacer cerveza (y, a veces, otros productos de malta como el vinagre de malta). Por cada 100 litros de cerveza que se produce, sobran alrededor de 20 kilos de granos cerveceros.

La industria cervecera ha estado buscando formas de aprovechar este subproducto durante años. A veces se destina a los agricultores como complemento alimenticio para el ganado, a veces se destina al abono y, a veces, simplemente termina en un vertedero. ¿No hay un mejor uso para estas sobras? ¿Una forma de acercar la industria cervecera un paso más a una economía circular convirtiéndola en un nuevo producto?

Parece que un uso potencial futuro es como fuente de combustible de combustión. Investigadores de la Universidad de Valladolid habían estado trabajando con biocombustibles durante unos 10 años. En particular, los conocidos como biocombustibles de “segunda generación” o “avanzados”, es decir, combustibles que se fabrican a partir de varios tipos de biomasa no alimentaria, en este caso, materiales vegetales y desechos animales. En 2012 comenzaron a investigar la posibilidad de producir bioetanol a partir de residuos de remolacha y melaza, y luego descubrieron las oportunidades que presentaban los granos de cerveza. “Lo encontramos interesante, porque obtenemos muchas ganancias en esta región y hay dos grandes empresas de cerveza. Y también están apareciendo muchas empresas más pequeñas, con el auge de las marcas de cerveza artesanal. Nos dimos cuenta de que en realidad solo una parte de los desechos de la elaboración de cerveza se utilizaba para la alimentación animal “,explica la investigadora principal del proyecto , Mónica Coca . El grupo de investigación comenzó a trabajar con residuos de elaboración de cerveza de una empresa local, Cerveza Milana, y también de la multinacional Mahou San Miguel.

Pero el pensamiento de la economía circular no se detuvo allí: los investigadores también están trabajando para obtener otros productos de los granos, incluidos prebióticos y antioxidantes para la industria alimentaria. “Se trata de hacer más rentables las plantas, buscar productos de valor agregado y reducir los costos de procesamiento para poder replicarlos a escala industrial”, concluye Coca.

 

Llevando cerveza del pub al laboratorio

Para producir cerveza, el grano se mezcla con agua y se “machaca” para extraer los azúcares. Luego se agregan los lúpulos y el líquido, que se deja fermentar, se separa del sólido: el grano de cervecero gastado. Por su alto contenido en azúcares, este compuesto tiene un alto poder calorífico. El proceso de convertir ese compuesto en combustible se lleva a cabo en cuatro etapas. Primero modifican la estructura de los granos aplicando calor, energía de microondas de alta temperatura y mezclándola con agua. Luego, se agrega un catalizador a base de enzimas para descomponer completamente la estructura de la celulosa y liberar los azúcares necesarios para la fermentación y la producción de butanol. Finalmente, el butanol, que se diluye en la mezcla final resultante, debe purificarse y limpiarse.

El etanol se ha convertido en un biocombustible líder, y en muchos países del mundo se agrega a la gasolina como aditivo de biocombustible, a pesar de tener varios inconvenientes importantes. Por ejemplo, el etanol tiene un contenido de energía por galón más bajo que la gasolina, lo que significa que puede reducir el consumo de combustible. Y el etanol también tiene un efecto corrosivo en los motores de los automóviles, por lo que no se puede usar en altas concentraciones. Mientras que el poder calorífico del etanol es de 19,6 megajulios por litro, el del butanol es de 29, por lo que se necesita menos combustible de butanol para producir la misma cantidad de energía. El butanol también es menos inflamable que el etanol, lo que lo hace más fácil de manipular y es menos corrosivo, lo que significa que se puede mezclar más en cada galón de gasolina.

De hecho, algunos creen que en el futuro los automóviles podrían alimentarse completamente con butanol puro y estarían completamente bien. Como resultado, el butanol se ha ganado recientemente una reputación como el “combustible sostenible del futuro”.

¿Qué tan sostenibles son realmente los biocombustibles?

El impacto ecológico de los biocombustibles es un tema de mucho debate. Si bien los biocombustibles producen emisiones de dióxido de carbono similares a las de los combustibles fósiles ordinarios, las plantas utilizadas en la producción de biocombustibles obviamente absorben dióxido de carbono de la atmósfera a medida que crecen, lo que mitiga de alguna manera el impacto de la quema del combustible. Muchos países han subsidiado el uso de biocombustibles en un esfuerzo por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, pero los activistas dicen que centrarse en cultivos de base biológica puede de hecho estar haciendo más daño que bien, con agricultores de todo el mundo (particularmente en el sudeste asiático y América del Sur). incentivado para comenzar a cultivar cultivos para combustible en lugar de alimentos, y arrasar bosques para producir cultivos de biocombustible. Ese cambio en el uso de la tierra agrícola, dicen los expertos, en realidad está causando más emisiones de carbono de las que los biocombustibles pueden reducir en el campo del transporte.Un estudio publicado en 2016 llegó a la conclusión de que la ley de energías renovables de la UE probablemente ha aumento de las emisiones de carbono desde que se puso en marcha en 2009 .

La transición a biocombustibles de “segunda generación” o “avanzados”, que se obtienen a partir de cultivos no alimentarios, como algas , o residuos o desechos agrícolas, como granos de cerveza, será clave para el transporte sostenible en el período de transición entre los motores de combustión convencionales y vehículos eléctricos . Fuente: reset.org/

¿Qué te ha parecido este artículo?

Destacadas

Post Recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ES EN NL